суббота, 31 марта 2012 г.

País sin momentos históricos.

              
Yo estoy tratando de  buscar un tema para mi texto en español. He recordado esta semana todos momentos históricos en mi vida y mi vida en momentos históricos. Y yo he decidido que todo lo que está conectado con momentos históricos ha sido trágico. De manera extraña un momento histórico es un caso no regular y todos esos momentos en nuestro país han sido tragedias. Yo recuerdo Chernobyl, 1986. Tenía 8 años y las noticias yo no las recuerdo, pero yo recuerdo cómo mi madre lloraba porque mi padre tenía que ir a ayudar. Al fin, mi padre no fue a Chernobyl pero su primo fue y volvió inválido. Yo recuerdo el terremoto de Armenia en 1988, ya tenía 10 años y vivía en Osetia. Ese terremoto fue tan fuerte que yo lo sentí. Y mi padre fue a ayudar esa vez. Yo recuerdo las guerras en Chechnya (1994-1996, 1999-2001). Mi madre era médico en un hospital de sangre en Vladikavkaz y ella trabajó muchísimo con mucho estrés y dolor. ¡Cuántas muertes, muertes horribles, injustas y chocantes! Yo recuerdo Nord-Ost, 2002. La contable de una empresa donde yo trabajaba en ese tiempo murió en Nord-Ost.   La escuela de Beslan, 2004. Mi abuelo vive en Beslan y hay muchas casas cerca de su casa sin niños. Los niños que no volvieron…
 Esta mañana escuché radio. El locutor dice que los periódicos ingleses y americanos han publicado artículos de Igor Shuvalov, vicepresidente del nuestro gobierno,  y sus millones robados. Shuvalov respondió que le falta dinero porque el quería ser independiente. Qué buena y sincera explicación. ¡Qué comprensión  de la filosofía de nuestro tiempo!
Todo en este mundo rima. Todo se enlaza. Tales canallas como Shuvalov permiten guerras y secuestros. Sí, terremotos y tornados ocurren sin ayuda del hombre, pero yo estoy segura que hay menos tragedias  para todos si avaricia no fuera tan fuerte.
Y sí, yo tengo un sueño. Yo quiero que mi hija viva en un país sin momentos históricos, pero en un país con la gente inteligente que tenga corazón y  honor y respeto, sin corrupción y sordidez. La vida normal cuando cada dia de tu vida es un momento precioso porque el alma tiene el más alto valor.
Irina Fomenko

четверг, 29 марта 2012 г.

Agosto del 2000.


Esta historia es sobre el verano en  2000 cuando estaba en mi casa de campo con mis abuelos. Normalmente cada mañana veíamos la tele, especialmente las noticias. Mi abuela normalmente estaba preocupada con todos los problemas en el mundo y siempre intentaba escuchar todos los programas informativos. Pero aquel día (12 de agosto) las noticias para nosotros eran como un choque – el submarino nuclear que se llamaba K-141 Kursk se hundió en el Mar de Barents. A primeras horas intentamos escuchar, mirar todas las noticias en la tele la y radio. Y primero noticias recibimos información que allí había 118 personas en este submarina y que la razón del hundimiento del submarino era que fue torpeada por los americanos o dijeron que la razón era los estudias y la explosión de un torpedo.
Todos los días los pasábamos mirando y escuchando. Y para mí era una sorpresa que nuestro gobierno no quisiera que participaran los salvadores de otros países. Y en general nuestra armada rusa intentó mantener en secreto todo sobre esta tragedia.
Las primeras pruebas para salvar a la gente y entrar el barco eran inútiles. Pero cada día nos daban la esperanza que todo iría bien. Y nosotros esperábamos.
Además no conocía gente que estaba cerca de esta tragedia  - mi corazón  me dolía por la gente que estaba en esta situación.
Solamente en 20 de Agosto nuestro gobierno permitió a una barca noruega ayudarnos. Ellos pudieron entrar casi desde el  primer intento. Pero era tarde. No había nadie vivo allí.

 Dolina Ana

суббота, 24 марта 2012 г.

Un día de agosto.

Quería contaros un breve relato de un día en Agosto. A muchos rusos les da miedo el mes de Agosto porque muchos sucesos desagradables o trágicos  ocurren en la vida de mi país en este mes. El agosto de 1991 no fue una exclusión.
En ese día me levanté a las nueve de la mañana. Agosto es habitualmente  un mes de vacaciones y muchos moscovitas no estaban el la cuidad. Encendí la televisión para oír las noticias. Una locutora seria estaba hablando de algo, pero no la escuché.
De repente vi un grupo de policías y entendí que el presidente, que estaba en Crimea con su familia, no tenía el poder de Estado, y una junta que se llamaba GKChP había llegado al poder en Rusia. Lo que me acuerdo bien son los manos temblando de una persona en ese grupo. Enseguida el ballet “El lago de los cisnes” empezó. Ahora este ballet tiene un significado especial para los rusos.
Mire por la ventana pero no pude ver nada raro en la calle. Como vivía en un barrio dormitorio la vida era siempre la misma en esos barrios. Decidí a ir al centro de Moscú para comprender lo que se estaba pasando.
En la calle Tverskaya había tanques y camiones con militares. Todo estaba tranquilo, pero a mi me pareció que la calle era grotesca. Antes había visto los tanques sólo durante las paradas en noviembre y en las películas de guerra. Pero ¿en la calle de Moscú? Nunca. Me extrañaba todo eso pero no tenía ningún miedo. Me acuerdo de que una mujer mayor estaba hablando de algo con un militar muy joven en un tanque. La mujer le preguntó algo pero el joven no dijo nada. Me pareció que el tenía más miedo que la mujer. La calle era parecida a un teatro con los actores que no sabían sus papeles y el director había olvidado todo del espectáculo.
Por la tarde había una manifestación a lado de  la Casa Blanca y mucha gente participó. No había ningún pánico en la cuidad. El golpe de Estado no tuvo lugar. La junta no pudo cambiar nada.
Un día más tarde el presidente volvió a Moscú con su familia y la junta desapareció. Cuando los tanques estaban saliendo de las calles, tres hombres jóvenes de Moscú murieron en al pánico. Nadie quería matarlos. Fue un puro accidente, un resultado trágico de los juegos peligrosos de los adultos.

Natalia VOZIYANOVA

четверг, 22 марта 2012 г.

El pan cotidiano.



Este caso pasó cuando era niño, tenía sobre siete-ocho años.
En aquella época unos padres  enviaban a sus niños a las tiendas para comprar los objetos de primera necesidad, por ejemplo, el pan.
Un día al comprar una barra de pan, yo me encontré a mis amigos en el camino a mi casa. Inicié un juego con mis amigos y el pan cayó en una charca. Por el pan sucio mis padres debían reñirme y yo decidí lavarlo.
En aquel entonces en las calles había grifos de agua, donde cada persona podía hacer provisión de agua, beber, lavarse etc. En uno de esos grifos de agua lavé mi pobre panecillo y lo  llevé a casa.
Aunque aquella tarde tuvimos que cenar sin pan, pues estaba limpio pero inservible para comer, no me castigaron y mis padres mucho tiempo se reían de mi acción.

Григорий Хиревский

воскресенье, 18 марта 2012 г.

Invierno en el desierto.



Detrás de la ventana del tren hay un desierto mojado. ¡Qué raro, el desierto con charcos! Estoy en la litera superior. Enfrente de mí duerme  mi amiga. Ella es una hermosa kazaja. Nosotros volvemos de Samarkand que dejamos hace tres días. Dejamos nuestra práctica estudiantil  para disfrutar de las ciudades antiguas: Buhara, Hiva, Urgench. ¡Qué  chicas tan locas! – dirá el marido de mi amiga más tarde, pero “La ignorancia es la fuerza”...
Ayer estuvimos en Hiva. Mi amiga es muy emocional. A mí no me gustan los conflictos. Para ella esto es  indiferencia. Y no le gusta nada. A veces me parece que juego papel de hombre, grande y tranquilo, y mi amiga de una mujer pequeña y sin compromiso. Y allí estaba muy descontenta, y yo no podía comprender ¿por qué? A mí me parecía que tan lejos de la casa nosotras no debemos reñirnos.
Nosotros paseábamos por la vieja Hiva. Me gustan muchísimo las ciudades viejas. Había muy poca gente. No era necesario tener imaginación. Aquí no había cambiado nada, ni las paredes, ni las relaciones humanas. La plaza central estaba en silencio, pero en los oídos había un sonido de los hierros del mercado de esclavos.
Por fin, me di cuenta de que mi amiga estaba irritada. En estos días había un conflicto internacional en Alma-Ata -la manifestación de la juventud kazaja, que se acabó con desórdenes en masa. Durante el viaje nosotras no leíamos periódicos, pero los muchachos uzbecos del “Spútnik de Buhara”, al despedirse de nosotras,
comentaron ofensivamente estas cosas, solo para a ella, yo no oí nada.  Por eso ella estaba muy descontenta.
Por la tarde estábamos en el tren. El coche-cama estaba casi vacío. Solamente en el fin de vagón había una pareja con  palomas. Las palomas arrullaban inquietamente. Los conductores, jóvenes muchachos uzbecos, andaban por el vagón, mirándonos. En unas de las estaciones entraron hombres uzbecos que volvían de sus trabajos de contrato.
“Así ¿vosotros sois  aficionadas a las antigüedades?” preguntó uno. Nosotras hablamos sobre nuestro viaje.  “Nuestra ciudad muy vieja y hermosa, os gustará mucho”. Y rápidamente: “¿Vamos a salir?” Nos negamos rotundament. Pero la idea les pareció muy interesante a los hombres. Ellos se alegraron. Ellos hablaban en uzbeko animadamente. Los conductores nos miraban a nosotras y a los hombres, ellos ya comprendieron todo, pero no se entrometían. Quedaron atrás las luces de la estación. Los hombres estaban nerviosos. Ellos se acercaron y empezaron a arrastrarnos. “Compañeros conductores, hagan algo”. El grito de mi amiga  cambió la situación. El tren frenó bruscamente. La neutralidad se derrumbó.”Muchachas, tomen los colchones y trepen a las literas superiores de nuestro departamento” – nos mandaron los conductores.  No era necesario persuadirnos.
Toda la noche siguió la lluvia. Por eso el desierto se había cubierto de  charcos. Porque  era diciembre. Era el diciembre de 1986.

Desde Wiki:
“Los acontecimientos de diciembre de 1986 fueron los primeros mítines en masa en la URSS dónde se pronunciaron consignas antisoviéticas. La decisión de no someterse a las autoridades centrales, el descontento abierto con el nuevo secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética y la política «de  limpieza de cuadros» y, principalmente, la incapacidad de las autoridades centrales de tomar la situación bajo  control, habían creado un precedente, del que se  aprovecharían las élites locales de toda la URSS. Los representantes del movimiento kazajo patriótico se encontraban entre los  primeros en hacer una crítica abierta a política del poder estatal”.

María Vinnik.

вторник, 13 марта 2012 г.

Una historia de mi infancia


Cuando tenía diez o once años, estuve en un campamento turístico. Era una experiencia muy buena, porque hacíamos muchísimas cosas interesantes. El dirigente del campo tenía un perro muy especial. Cuando viajaba por el norte de Rusia, encontró a una familia que vivía en las montañas. Era una familia de los pastores de renos y tenía  perros para ayudarles. Esos perros eran muy listos y tenían un sentido excelente de organización. Ayudaban a buscar los renos perdidos. Cuando el dirigente del campamento con sus acompañantes llegaron a las montañas, la familia les dió la bienvenida y regaló uno de los cachorros. Unos años después el cachorro creció y se convirtió en un perro grande. Se llamaba Karat en honor al río donde el cachorro nació. Era muy listo y nos sentimos muy tranquilos al lado de él cuando estábamos en el campo.
Un día, cuando estábamos caminando en el bosque grande cerca de nuestro campo con mis amigos, ví un pajaro muy bonito y me paré para observarlo. Mientras estaba observandolo, mis amigos ya se fueron muy lejos. Entendí que me había perdido en ese bosque enorme. Mi sentí muy preocupada y no sabía que hacer, ¡cuando de repente apareció Karat! Sintió que yo no estaba con los compañeros y fue a buscarme. Unos minutos después nos encontramos con mis amigos. Así ese perro me ayudó. Desde entonces no camino en el bosque grande sola sin un mapa, un amigo o un perro.
Anna Baranova

четверг, 8 марта 2012 г.

La historia de un pez.



Había una vez un pez que era viejo y pobre y decidió suicidarse. El vivía complemente solo porque su mujer murió hace tres meses y esta primavera sus hijos se habían trasladado a otro estanque que estaba lejos de casa.
Al principio el pez pensaba que podía ir a visitarlos pero el camino era largo y peligroso, y finalmente el abandonó su intención. Este pez era el mas viejo de todos los peces que vivían en el estanque, y todos sus amigos y compañeros de trabajo estaban muertos también. El pez tenía solamente un vecino viejo y desagradable con quien las relaciones eran difíciles. El pez lo trataba como a un enemigo y estaba esperando su muerte. Pero cuando la semana pasada el vecino murió el pez estaba molesto. La vida le pareció sin significado y varios días después él decidió a morir.
El pez sabía que los peces no podían vivir sin agua y decidió buscar la muerte al lado del estanque. Por la mañana él estaba pensando cómo suicidarse e inesperadamente notó un anzuelo. El sabía que algunos peces fueron asesinados cuando trataron de comer gusanos adjuntos al anzuelo. Y firmemente él mordió el anzuelo…
Después de unos segundos él vio el sol y unas manos grandes que le parecieron una telaraña de arrugas.  Entonces él vio la cara humana que era una telaraña de arrugas también.  El pescador era un viejo que solamente conservaba pelo en las sienes. “Él es como yo”, el pez pensó y en este momento el pescador lo devolvió al agua. “Estoy vivo” el pez sorprendió, “¿pero por qué?”
El misterio era tan grande que el pez decidió  volver al mismo lugar al día siguiente. El pescador estaba allí también y el pez mordió el anzuelo por segunda vez. La situación se repitió y el pez estuvo pensando sobre el pescador todo el día.  No podía explicarse el comportamiento del pescador, así que el pez volvió al lado del estanque por tercera vez… Y la situación se  repitió una y otra vez…
El pez llegaba al lado todos los días como al trabajo y ya no pensaba en cómo suicidarse. Él encontró algo que hacer y fue casi feliz gracias a este viejo pescador que era tan solo como él.


Angélica

вторник, 6 марта 2012 г.

Historia de una pesca.



En el verano de 2006, cuando con la familia descansaba en Portugal, un día con mi yerno hemos decidimos comprar la excursión ' pesca de tiburón '. Por la mañana fuimos al amarradero, donde nosotros éramos esperados por un barco grande y el grupo de 10 pescadores, navegamos por el océano lejos de la costa,  cogimos sardinas. El capitán hizo de ellas un sangriento caos en una bolsa, que sumergió fuera del bordo y empezamos a esperar los tiburones. Después de 2 horas una viejecita alemana  cogió el primer niño de tiburón. ¡Lo atrapamos! Fue muy aburrido, con el yerno pedimos al capitán curricán, él se  echó a reír y  dijo que de nada atrapar, habíamos cogido 10 peces: capturamos dorado y barracudas. El estuvo asombrado con los turistas rusos. volvimos al hotel y cenamos pescado que habíamos cogido.

Арсен Хачатурян

четверг, 1 марта 2012 г.

El juego "a los sádicos".

Cuando estudiábamos en la escuela primaria queríamos pasear  e jugar juntos. Por ejemplo, en invierno
queríamos saltar del cobertizo de la escuela en montónes de nieve. Se llamaba “jugar a los sádicos”. 
Ahora no sé porqué pero todos nosotros lo llamábamos de esa manera. Una vez nuestra maestra me preguntó que habían hecho por la mañana e contesté que habíamos jugado a los sádicos. Estuvo  un poco perpleja.
Ahora entiendo porqué.

S.Prikazchikov

El español une.


Esta historia me ocurrió durante mi último viaje a Ucrania, a Kiev, una de mis ciudades favoritas. Estábamos charlando con una amiga en un café. Cerca la mesita cerca de nosotras estaban sentados cuatro chicos que eran muy amables y activos; estaban hablando en la voz alta y gesticulando mucho. Al principio no prestaba atención de lo que hablaban, pero un poco después oí por casualidad unas palabras muy conocidos. Presté más oído y identifiqué unos fragmentos de frases:
"Mira… estas chicas son muy simpáticas... querría relacionarme más con ellas. ¿Cómo piensas, tienen novios?.."
Estaban hablando español. Empecé mirar a ellos fijamente, sonriendo, pero ellos seguían charlar de nosotros impúdicamente. Al final un chico de ellos me miró y le dije en español:
"¡Hola!"
¡Debía ver su cara en ese momento!
"¿Hablas español?"
"Un poco"
"¡¿Escuchaste mucho?!"
"¡Bastante!"
Resultó que los chicos eran de Cuba y Ecuador y estaban haciendo el bachillerato allí en Ucrania. Un día después estábamos riendo de nuestro conocimiento divertido. Lo pasamos muy bien; Patricio me enseñó la ciudad y uno de los mejores clubes donde se baila salsa. Hasta hoy es uno de mis mejores amigos.
Ekaterina Tarasova.