понедельник, 30 апреля 2012 г.

Historia de unas gafas.



Somos gafas. Si, unas gafas rectangulares, hechas de plástico y cristal con dioptrias. ¿Para qué servimos? Para hacer completa y feliz la vida de la gente con mala vista. Pero durante tres meses vivimos en una caja de cartón con otros objetos olvidados. Oiga nuestra historia.
Nuestra proprietaria se llama María. María es miope. Por razones médicas complicadas su médico le prescribió  gafas, no  lentillas. Sus padres nos compraron. Cuando vimos a María nos gustó mucho esa chica de 17 años, alta, delgada, con el pelo largo y rizado. ¡Muy guapa! Pero su reacción fue más negativa. Nos probó, se miró  en el espejo y dijo: "Nunca". Después nos puso en una caja de cartón con otras cosas: lápices, bilografos usados, cartas, prescripciones. ¿Por qué? Como otras chicas inteligentes y serias, Maria no estaba segura de sí misma y odiaba las gafas. Desde ese momento y hasta la semana pasada vivimos en una caja debajo de un armario con estantería.
María estudiaba en la universidad. Tenía muchos amigos pero por su mala vista no les reconocía a  distancia. Sus amigos estaban tristes y dejaban de llamarla porque decidían que María no quería communicarse con ellos. Su novio la invitó al cine. La película era muy dramatica, pero María no vio mucho desede la última fila. Su novio pensaba que a María no le gustaron ni película ni él.  Un día la abuela de María llegó a Moscú. María fue a la estación para encontrarla. Pero el número del vagón era incorrecto, y María no la encontró. ¡Qué pena!
Un día su madre estaba enferma. Le dolía el corazon. María empezó a buscar la prescripción para su enfermedad. No pudo encontrarlo. Tardó 30 minutos y de repente miró la vieja caja debajo del armario. Primero Maria vio las gafas. Esta vez su reacción no fue tan rápida. María se puso las gafas y immediatamente encontró la prescripción. Estaba en la misma caja. ¡Qué suerte! María piensó: "¿Por qué soy tan loca? Si hubiera llevado puestas las gafas no habría tenido todos mis problemas con la gente que amo". Ahora María lleva  gafas y todos dicen que es muy attractiva y la sientan bien las gafas.

Natalia VOZIYANOVA

понедельник, 9 апреля 2012 г.

Taller de traducción literaria

 Muy pronto, desde mediados de abril, en el Instituto Cervantes de Moscú.
Fechas: 14/04/12 - 30/06/12
Horario: S:15:30-18:30
Precio: 12.000,00 RUB
Duración: 30 horas
Si quieres conocer a famosos escritores españoles y latinoamericanos, algunos desconocidos en Rusia, y traducirlos al ruso, ésta será la gran oportunidad. Descubre nuevos nombres literarios y hazlos llegar al lector ruso.
El taller estará a cargo de Verónica Pérez Konina.

Taller de lectura y escritura.


Muy pronto, a partir de mediados de ABRIL, en el Instituto Cervantes de Moscú.
Fechas: 14/04/12 - 30/06/12
Horario: S:15:30-17:30;
Precio: 8.000,00 RUB
Duración: 20 horas
Si quieres conocer a los novísimos escritores hispanos y probar tus fuerzas en la creación literaria, ¡no te lo pierdas!
El taller estará a cargo de Hilda Guzmán Montelongo.

воскресенье, 1 апреля 2012 г.

Juegos Olímpicos de Moscu 1980.


Mis recuerdos de los juegos Olímpicos…
Los Juegos Olímpicos de 1980 fueron en Moscú entre el 19 de Julio y el 3 de agosto de 1980. Participaron 5412 atletas (4043 hombres y 1124 mujeres) de 81 países, compitiendo 21 deportes y 204 especialidades.

La financiación de los Juegos fue también una cosa interesante. Según el reporte oficial presentado por el Comité Olímpico Internacional, la cifra total de gastos en la organización y preparación de los Juegos Olímpicos de 1980 alcanzó los 862,7 millones de rublos, mientras que los ingresas totalizaron 744,8 millones de rublos dejando un déficit total de 117,9 millones de rublos. Sin embargo, según  los expertos resultaron unos de los juegos más económicos de la historia.

Pero yo recuerdo otras cosas. En ese momento tenía 10 años. Recuerdo que durante de los Juegos Olímpicos tuvimos muchos productos nuevos e interesantes en las tiendas, especialmente la comida. En la época Soviética no teníamos variedad en comida como tenemos todavía. Durante los Juegos Olímpicos podíamos probar Pepsi, salchichones y quesos pequeños en  paquetes tan bonitos que nunca había visto antes.

Otra cosa que recuerdo es el viaje a Belorusia. Normalmente  uno o dos meses de vacaciones en verano mi hermana y yo los pasábamos en el campo con la abuela. Pero esa vez viajamos con mama a Bielorusia. ¿Por qué? Pues en la época Soviética casi todas empresas tenían “Casas de Descanso” – como unos hoteles para los empleados para descanar con sus familias y por lo común estaban descansando en el campo de Moscú por las empresas moscovitas. Pero en verano de 1980 cuando la tarea por no sé cual razón fue tener es menos gente en Moscu es posible, había muchas ofertas pasar el tiempo en otras lugares.

Lo más interesante es que no recuerdo nada – ni las competiciones, ni resultados, aunque   mis padres habían visitado algunas competiciones.
Además un resultado bueno de los Juegos Olímpicos en Moscu fueron  edificios nuevos – apartamentos, centros deportivos, hoteles.

Irina Korenieva