пятница, 26 августа 2011 г.

Los adultos también son buenos aprendiendo idiomas...


24/08/2011
Estudio señala que la edad no influye en el aprendizaje de idioma

Todos los que hemos intentado aprender un idioma nuevo durante nuestra etapa adulta sabemos que es una tarea bastante complicada. “Ojalá me hubieran metido a estas clases cuando era niño”, nos repetimos mientras intentamos recordar las palabras de un lenguaje ajeno. Pues la idea de que los niños aprenden más fácil un idioma podría ser un mito, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Haifa, en Israel.
La creencia popular está respaldada en que los niños se encuentran en una fase de aprendizaje en la que absorben fácilmente los conocimientos que se les imparten. Eso es cierto: durante la infancia, nuestra habilidad cognitiva nos permite aprender rápidamente. El caso de los idiomas es uno de los ejemplos paradigmáticos, pues si a un niño se le dan clases, es capaz de hablar y comprender ese lenguaje en un tiempo más corto —a veces, en tan sólo semanas— que el que requiere
De hecho, la investigación de la Universidad de Haifa señala que para un adulto sería más fácil aprender un idioma. La razón está en que, a partir de cierta edad —los 12 ó 13 años—, intentamos comprender las reglas que rigen al lenguaje. En un experimento, se sometió a tres grupos al aprendizaje de una nueva regla: un conjunto era de niños de 8 años, otro de jóvenes de 12 y otro de adultos. Esta norma era completamente ficticia: los verbos de cierto idioma eran pronunciados de una manera cuando se referían a un objeto animado y de otra forma cuando señalaban a un objeto inanimado. Es como si pronunciáramos de forma distinta el verbo “comprar”, dependiendo la situación (“Juan compró un helado” contra “Juan cómpro un gato”).
A ninguno de los participantes se les explicó esta regla. Después de la clase, se les dio una lista de verbos y se les pidió que los pronunciaran de acuerdo a otra lista de palabras —en nuestro ejemplo, en lugar de comprar un helado o un gato, sería un libro y un ratón—. Los resultados arrojaron que los jóvenes de 12 años y los adultos acertaron en 90%, mientras que los niños de 8 años prácticamente respondieron al azar. Es decir, como adultos tenemos mayor facilidad para comprender las reglas implícitas en un lenguaje extraño.
Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo? La respuesta a esta duda podría ser un factor social. Al parecer, existe una tendencia más favorable a la corrección de errores en niños, ya que los adultos suelen no ser tan abiertos a la crítica. Así, el método educativo que se usa en la infancia garantiza mayor éxito, porque el adulto no recibe tanta retroalimentación de sus equivocaciones, además de ser más renuente a enmendarlas. De ser cierto lo que sostiene este estudio, la edad sería sólo un pretexto para no aprender un nuevo idioma. Así que, estimado lector, no pierda la esperanza: ¡aún está a tiempo de convertirse en el políglota que siempre quiso ser!
Estudio señala que la edad no influye en el aprendizaje de idioma escrita en ALT1040 el 24 August, 2011 por Pepe FloresEnviar a Twitter Compartir en Facebook



среда, 24 августа 2011 г.

пятница, 19 августа 2011 г.

El internet en Cuba sigue siendo un privilegio de muy pocos ciudadanos.

LA HABANA, Cuba, agosto, http://www.cubanet.org/ -En los lineamientos
aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista, ninguno se refiere
a las limitaciones a la internet, la televisión satelital y todas las
oportunidades que brinda las nuevas tecnologías de la información y
las comunicaciones.
En Cuba, hasta diciembre del pasado año, existían 724 000
computadoras, 64 por cada mil habitantes, la mayoría instaladas en
establecimientos del Estado. De ellas, sólo el 60% están conectadas a
Internet. De una población de 11, 2 millones de habitantes, sólo 1,8
millones cubanos fueron usuarios de internet.
La conectividad a Internet en Cuba es la más baja del hemisferio
occidental y el gobierno cubano utiliza el embargo norteamericano como
excusa para negar a los cubanos el derecho a conectarse a la red.
Parecía que con el tendido del cable de fibra óptica entre Venezuela y
Cuba, con un costo de 70 millones de dólares y una capacidad de 3 000
gigabytes, la población cubana tendría una mayor posibilidad de
conexión a internet con banda ancha, una mejor calidad en los enlaces
y acceso más seguro a una mayor velocidad.
En torno a este asunto ronda un gran secretismo, pero como las viejas
paredes de los edificios del gobierno tienen muchas grietas, algunos
indiscretos han escuchado que en julio ya el cable era operativo, pero
estaba sometido al traslado y ajuste de los canales y la discusión con
los proveedores. A finales de octubre iniciará sus servicios normales
a los usuarios a quienes el Estado les quiera conceder el derecho de
conectarse.
Con la actual política de conexión selectiva a internet, dicho cable
estará subutilizado y la amortización de tan costosa inversión, no se
corresponderá con lo previsto por los inversionistas.
Los medios oficiales guardan un total mutismo al respecto. El Ministro
de Informática y Comunicaciones, general de brigada Medardo Díaz
Toledo, en su comparecencia ante la Comisión de Atención a los
Servicios de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no hizo ninguna
referencia sobre la entrada en servicio del nuevo cable de fibra
óptica.
Algo similar ocurrió con el viceministro Boris Moreno en la
información que brindó a los integrantes de la Comisión de
Relaciones Internacionales del máximo órgano legislativo. Moreno
aclaró que por una decisión política, el nuevo cable de fibra óptica
no debe asumirse como una apertura de internet a la población en
general. Dijo que su expansión, por el momento está dirigida
solamente hacia los centros laborales e investigativos, escuelas y
hospitales, la administración y los servicios. Advirtió que el derecho
de la población a conectarse dependerá de los recursos que se
dispongan, con los que por el momento el gobierno no cuenta.