Сообщения

Сообщения за Октябрь, 2016

Tamara

Изображение
Cada noche Tamara escuchaba el llanto de un niño, interminable, inquietante, y una voz femenina, tal vez de la madre, que trataba de consolarlo.
Tras la pared no se oía claramente lo que decía, al parecer también le cantaba algo, una canción muy monótona y triste que tampoco la dejaba dormir. Por eso ella salía al pasillo con la enorme tetera metálica para hacerse un té en la cocina colectiva que estaba al final del pasillo. La enorme tetera gris era pesada, por eso Tamara siempre calentaba poca agua, además así hervía más rápido y ella se quedaba en la cocina a esperar.
En realidad trataba de salir lo menos posible de su habitación, ese era el único lugar de aquella residencia estudiantil donde se sentía más o menos tranquila. El pasillo, la cocina y sobre todo el baño le parecían sombríos y peligrosos, más aún de noche. Por suerte, en aquel cuarto de unos 20 metros cuadrados vivía sola, en los otros vivían dos e incluso tres estudiantes. Su habitación se encontraba a la derecha de la…

Lo que dejaron los rusos

Изображение
-
-
Por José iguel Sánchez/ Yoss
-
-
Para René Méndez Capote, que me enseñó desde niño
que el costumbrismo no tiene por qué ser halagador ni aburrido.
Para Anala Lidia, Dimitri, Polina, Guillermo...mis socios "agua tibia".
-
“Es sorprendente; treinta años de presencia rusa en esta isla no dejaron casi nada, aparte de unos cuantos edificios horribles. El modo de ser y la cultura eslavos son demasiado fríos y serios hasta cuando se ponen sentimentales. No tienen nada que ver con el feeling de bolero del trópico, con la jodedera y la informalidad del Caribe... como por ejemplo, sí tienen que ver los americanos, por muy gringos que sean.”
La sentenciosa frase (2) me la susurró al oído un carnalito mexicano, profesor de literatura en el D. F. y medio cubanizado ya él, una tarde de mayo de 1999 cuando pasábamos frente a la zona del extrarradio originalmente concebida como ciudad-dormitorio, de clara inspiración soviética: Alamar. Regresábamos de Guanabo apretujados en el viejo Chrysler de…