четверг, 31 декабря 2015 г.

Cuando se encienden los arbolitos


Dibujos animados de la época soviética.

Caía nieve del año pasado... Dibujo animado ruso de fin de año


¡Feliz Año Nuevo!

Año Nuevo en el restaurante Petrovich


Taller de lectura y escritura en el instituto Cervantes de Moscú





Del 17 de enero al 27 de marzo, 10 sesiones de tres horas.
Cada domingo de 15.30 a 18.30, por el precio de 15.000 rublos.
¡Están invitados!



¡Feliz Año 2016!

среда, 16 декабря 2015 г.

Una detective llamada Laura





Laura y Vicente eran unos detectives de Valencia. Laura era una persona fuerte, decidida y exitosa. Además, era muy atractiva. Investigó muchos casos relevantes. Vicente era un hombre indeciso y nunca tenía suerte. Un día Laura fue de viaje de trabajo a Alicante, donde tuvo que encontrarse con un testigo de una estafa financiera. Su dossier ella se lo llevó consigo. Hacía muy mal tiempo cuando vino al hotel y necesitaba cambiarse de ropa y beber algo caliente. Por eso no notó a Vicente, que estaba sentado en el lobby escondido detrás de un periódico.
 Vicente tenía su propio plan. La idea suya era robar el dossier de la estafa y después descubrirlo con éxito para mejorar su reputación. Él se fijó a qué habitación iba Laura y se quedó esperando detrás de un jarrón con flores. En cuanto Laura salió de la habitación, vestida y peinada para pasar la noche en un restaurante lujoso, Vicente sin demora se metió en su habitación con ayuda de una llave multifuncional.
En cuanto encontró el dossier, oyó a Laura entrando en la habitación. Es que el testigo la llamo y le dijo que estaba resfriado por el frío y la lluvia y no podía venir a verla. Él le prometió que enviaría una carta con sus declaraciones con un mensajero. Por eso la chica regresó.
Vicente se metió  debajo de la cama y se quedó agazapado. Laura se cambió de ropa y sintió hambre, así que encargó un sándwich y  una cola. En unos pocos minutos el conserje le trajo su pedido y además un ramo de flores y una carta.
 Laura con mucho apetito empezó a comer el sándwich y abrió el sobre. El testigo le confesaba su amor y le proponía contraer matrimonio. Del asombro Laura dejó caer el platillo y se agachó para levantarlo.
 Ella se sorprendió aún más al ver a Vicente debajo de la cama. "Y tú, ¿que estás haciendo por aquí?" - le preguntó, pero Vicente no pudo contestar porque perdió el don del habla.
Luego le contó todo y ella le aconsejo que cambiara de profesión. Vicente se convirtió en un veterinario, pues siempre había sido un gran amante de animales. Desde entonces se sintió feliz.
Ksenia