четверг, 26 января 2012 г.

LOS PAPAS Y LOS HIJOS


Quiero contar una historia. Eso era tragicomedia. Esta historia es de cuando yo era muy pequeña y tenía 4 años y un poco. A menudo mi familia y yo estábamos  de visita en casa de la prima de mi mamá. Mi tía vivía en el centro de Moscú. Mis padres mi tía y su marido eran muy jóvenes en aquel tiempo. Mi tío y mi tía tenían un hijo. Se llamaba Antón y tenía  lo mismo edad como yo. Nos caíamos muy bien. Me gustaría estar de visita a mi pariente.
Para la mejor comprensión tengo que explicar. Esto era en la época soviética. La época era bastante tranquila, cuando los padres no tenían miedo de permitir jugar a sus hijos pequeños en la calle sin mayores. No temían dejar a los niños sin cuidado en lugares públicos.
Así era. Una vez estuvimos en casa de mi tía. Las mujeres decidieron preparar la cena. Vimos que faltaban algunos productos. Entonces dijeron a sus maridos que era necesario hacer las compras.
Los hombres tomaron consigo a los hijos y fueron a la tienda. En primera tienda compramos muchos alimentos. Pero en esa tienda no había todos alimentos que faltaban. Fuimos a otra tienda. Esa era una tienda muy grande con varias entradas y salidas. Los papas dejaron a mi primo segundo y yo con paquetes sobre una mesa enfrente de la entrada. Fueron a hacer las compras. Nosotros teníamos que esperar.
Esperamos mucho tiempo. Éramos  niños obedientes y estábamos donde a nosotros nos ordenaron nuestros papás. Primero era alegre, después era aburrido, luego era terrible. Empezábamos a buscar a nuestros papas y a llorar. Los papás no respondían. Pero unas personas empezaron a preguntarnos “cómo te llamas” “dónde vivéis”. No podíamos hablar nada porque éramos muy pequeños y estábamos asustados. Nos llevaron al gabinete del director. Y de repente llegaron nuestras mamás y papás.
¿Qué pasó?
Nuestros papas eran muy jóvenes y tenían muchos intereses. Uno era el futbol. Cuando hacían las compras  hablaban sobre el futbol. Estaban ocupados en la conversación. Nos olvidaron en la tienda. Salieron por otra salida y fueron a casa.
¿Qué pensáis que las mamás dijeron a los papás, cuando papás vinieron a casa?
(Nosotros estuvimos en la tienda cuarenta minutos más o menos. Ahora acordarse es ridículo)
Olga Romanova

Комментариев нет:

Отправить комментарий