четверг, 16 марта 2017 г.

Recuerdos de Año Nuevo




Nuestra infancia es una de las mayores fuentes de los recuerdos más vivos, intensos y queridos. Para mí esa época es la más entrañable por la fiesta del Año Nuevo.

Cuando era pequeña, era mi fiesta preferida. Duraba varios días y estaba llena de eventos interesantes, buen humor, bonitos regalos y deliciosa comida.

Era un festín para mi vista. Las casas estaban decoradas con colgantes, paisajes de invierno sobre las ventanas. Los  adornos navideños daban una alegría y llevaban la fiesta a cada corazón. Admiraba las calles y plazas blancas de nieve y multicolores con unos farolillos, iluminación, empaliadas y un obligatorio Árbol de Navidad. Adoraba ver los conciertos y espectáculos para los niños con los personajes de cuentos rusos que me encantaban.

 Era una feria para mi olfato. Los olores de los Árboles de Navidad y de las mandarinas, estoy segura, son los marcadores únicos de estos días para la mayoría de nuestro país. Pero los niños de mi familia podían disfrutar también las fragancias de nuestros platos preferidos, que eran preparados solo unas veces al año. De interés especial para nosotros eran los dulces cocinados un día antes y guardados  encima del armario, fuera de nuestro alcance, pero accesibles para verlos y olerlos.

Era un ofrecimiento para mi oído. Las melodías y canciones de Navidad, un rumor de voces de jácara en las calles, las 12 campanadas del carrillón del Kremlin, unos brindis con copas de cristal de Bohemia acompañaban esa época. Nuestras celebraciones del Año Nuevo siempre estaban colmados de ruidos, chistes, risa, canciones, con muchas personas hablando el mismo tiempo y cada uno sintiéndose importante y querido por su familia.

Era un tiempo feliz para mí. Mi abuela y  mi madre tienen una facilidad increíble para cocinar, y durante más de una semana disfrutábamos de muchos y diferentes platos de rechupete.

Era una complacencia para mi tacto. Me encantan las sensaciones de los abetos de Navidad, el peso de los paquetes con bombones, los embalajes hermosos de los regalos.

El Año Nuevo era y es una fiesta especial para mí. Es un tiempo cuando yo puedo mostrar mi amor por mis familiares y sentir su afecto y apoyo.






Presnukhina Irina

Комментариев нет:

Отправить комментарий