четверг, 31 мая 2012 г.

La lámpara.


Soy  una lámpara de mesa. Tengo un pie de color de plata y la cabeza blanca. Pienso que yo soy una lámpara guapa y simpática. Mi vecino, el ordenador, está de acuerdo conmigo. Somos amigos y a veces charlamos, discutimos las noticias o escuchamos  música. Si, de verdad, aunque soy una persona práctica y seria, a mí me gusta la música. Especialmente algo lento y romántico.
Vivo sobre la mesa en la habitación de un chico de 11 anos. Me parece que tengo una vida interesante y bastante divertida. Yo no funciono durante el día, pero yo no descanso todo esto tiempo. Habitualmente el chico llega a casa después del colegio a las 3 por la tarde. Sus padres piensan que él está haciendo sus deberes, pero la mayor parte de su tiempo en casa lo pasa con mi amigo el ordenador charlando con sus amigos, jugando y viendo las películas. Unos 30minutos antes de la hora, cuando sus padres llegaran a casa, el chico empieza a preparar sus deberes. Eso es a las 7 y media de la tarde. Y este es mi tiempo. Claro que en este tiempo nuestro chico necesita la luz. Eso no es fácil, leer lo que no te interesa mucho, hacer la matemática, historia y otras disciplinas. A me encanta la biología. Me gusta mucho escuchar sus textos. Me da pena que no puedo leer.

Pero hay tres cosas en mi vida, que no me gustan. La primera es el calor. Cuando yo trabajo mucho yo siento calor, mucho calor.
La segunda cosa es el desorden sobre la mesa. ¡Es increíble  lo que puede hacer un chico con la mesa! Aquí hay de todo: libros, cuadernos, el uniforme deportivo, calzoncillos, comida y muchas cosas más.
Y la tercera cosa que no me gusta son las vacaciones. Evidente que la mesa está limpia en este periodo, ¡pero estoy aburrida!
 Irina Koreneva

Комментариев нет:

Отправить комментарий