четверг, 14 ноября 2013 г.

Cuarto de colores.



Cuando era pequeña, era una chica muy traviesa. Una vez cuando tenía tres años mi madre me pidió ayudarle a limpiar nuestra casa: limpiar los espejos  en su dormitorio y poner orden en el armario.
¡Quería ayudarle con mucho gusto! Me pareció que su dormitorio era aburrido, todo era de color blanco. Decidí hacer una sorpresa a mi madre y decorar su habitación. Como no sabía pintar y no tenía acuarela, tomé la decisión de usar las cosas de diferentes colores que podía encontrar alrededor. Antes de empezar a hacer la limpieza había tenido el almuerzo y había visto en el frigorífico  condimentos diferentes de colores muy bonitos y brillantes. Se me ocurrió la idea genial de colorear el dormitorio de mis padres con esos condimentos. Al final me gustó mucho: la habitación se convirtió en un lugar muy bonito, la cama era de color rojo (del Ketchup) y las paredes de  colores verde y rosado (de la mostaza y del rábano con tomates).
Después decidí lavar los espejos. Desgraciadamente, en lugar del líquido para el lavado de los espejos yo cogí la espuma para el afeitado de mi padre. Antes había visto que  daba mucha jabonadura, pero me pareció que con ella sería más fácil lavar los espejos. Cuando empecé, entendí que me había equivocado. Más yo trataba de lavar la espuma, cada vez se hacía más. No comprendía que hacer y tenía que llamar a mi madre. Cuando ella entró en su dormitorio vio un montón de envases de  condimentos, el contenido de cuales estaba embadurnada por toda la habitación y sus espejos, que estaban cubiertos de  la espuma, casi se desmayó...Mi sorpresa no le gustó...


 Akalupina Daria

Комментариев нет:

Отправить комментарий