четверг, 14 ноября 2013 г.

"La rama verde".



Cuando era pequeño, me ocurrió una cosa alegre y al mismo tiempo un poco triste.
Yo estudiaba en la escuela. Como de costumbre, antes de salir, mi madre me preparó la comida. Durante del desayuno hablábamos sobre mis notas, asignaturas etc. De repente le pregunté a mi madre si te dolía cuando te rompías un brazo. Me contestó: "Si quieres, pruébalo". Después de la comida, salí de casa y fui hacia a la escuela.
Como siempre, antes de entrar en clase, mis amigos y yo, fugábamos en la cancha junto a la escuela. Subí a un obstáculo e intenté saltar a otro. Pero, desgraciadamente, sufrí un fracaso y me caí. Sentí un dolor ligero. Me levanté, limpié mi traje y fui a la escuela. Si no me equivoco, era  viernes. Teníamos clases difíciles, también teníamos que escribir un dictado.
Cuando volví a casa, conté todo a mi madre. Como era médica, miró mi brazo con cuidado y lo tocó. Después me dijo que podía ser mi brazo se había roto. Nosotros fuimos al hospital para hacer una radiografía. El doctor confirmó los temores de mi madre, el brazo se había roto. Por fortuna, la fractura era ligera. Me pusieron una escayola. La fractura se llamaba “La ramita verde”. El mismo mote se me pegó.
Una cosa que me gustaba mucho cuado tenía la fractura era que no tenía que cambiar mis zapatos entrando en la escuela (normalmente teníamos que cambiarlos).


Roman Akalupin

Комментариев нет:

Отправить комментарий