четверг, 1 марта 2012 г.

El español une.


Esta historia me ocurrió durante mi último viaje a Ucrania, a Kiev, una de mis ciudades favoritas. Estábamos charlando con una amiga en un café. Cerca la mesita cerca de nosotras estaban sentados cuatro chicos que eran muy amables y activos; estaban hablando en la voz alta y gesticulando mucho. Al principio no prestaba atención de lo que hablaban, pero un poco después oí por casualidad unas palabras muy conocidos. Presté más oído y identifiqué unos fragmentos de frases:
"Mira… estas chicas son muy simpáticas... querría relacionarme más con ellas. ¿Cómo piensas, tienen novios?.."
Estaban hablando español. Empecé mirar a ellos fijamente, sonriendo, pero ellos seguían charlar de nosotros impúdicamente. Al final un chico de ellos me miró y le dije en español:
"¡Hola!"
¡Debía ver su cara en ese momento!
"¿Hablas español?"
"Un poco"
"¡¿Escuchaste mucho?!"
"¡Bastante!"
Resultó que los chicos eran de Cuba y Ecuador y estaban haciendo el bachillerato allí en Ucrania. Un día después estábamos riendo de nuestro conocimiento divertido. Lo pasamos muy bien; Patricio me enseñó la ciudad y uno de los mejores clubes donde se baila salsa. Hasta hoy es uno de mis mejores amigos.
Ekaterina Tarasova.

Комментариев нет:

Отправить комментарий