суббота, 24 марта 2012 г.

Un día de agosto.

Quería contaros un breve relato de un día en Agosto. A muchos rusos les da miedo el mes de Agosto porque muchos sucesos desagradables o trágicos  ocurren en la vida de mi país en este mes. El agosto de 1991 no fue una exclusión.
En ese día me levanté a las nueve de la mañana. Agosto es habitualmente  un mes de vacaciones y muchos moscovitas no estaban el la cuidad. Encendí la televisión para oír las noticias. Una locutora seria estaba hablando de algo, pero no la escuché.
De repente vi un grupo de policías y entendí que el presidente, que estaba en Crimea con su familia, no tenía el poder de Estado, y una junta que se llamaba GKChP había llegado al poder en Rusia. Lo que me acuerdo bien son los manos temblando de una persona en ese grupo. Enseguida el ballet “El lago de los cisnes” empezó. Ahora este ballet tiene un significado especial para los rusos.
Mire por la ventana pero no pude ver nada raro en la calle. Como vivía en un barrio dormitorio la vida era siempre la misma en esos barrios. Decidí a ir al centro de Moscú para comprender lo que se estaba pasando.
En la calle Tverskaya había tanques y camiones con militares. Todo estaba tranquilo, pero a mi me pareció que la calle era grotesca. Antes había visto los tanques sólo durante las paradas en noviembre y en las películas de guerra. Pero ¿en la calle de Moscú? Nunca. Me extrañaba todo eso pero no tenía ningún miedo. Me acuerdo de que una mujer mayor estaba hablando de algo con un militar muy joven en un tanque. La mujer le preguntó algo pero el joven no dijo nada. Me pareció que el tenía más miedo que la mujer. La calle era parecida a un teatro con los actores que no sabían sus papeles y el director había olvidado todo del espectáculo.
Por la tarde había una manifestación a lado de  la Casa Blanca y mucha gente participó. No había ningún pánico en la cuidad. El golpe de Estado no tuvo lugar. La junta no pudo cambiar nada.
Un día más tarde el presidente volvió a Moscú con su familia y la junta desapareció. Cuando los tanques estaban saliendo de las calles, tres hombres jóvenes de Moscú murieron en al pánico. Nadie quería matarlos. Fue un puro accidente, un resultado trágico de los juegos peligrosos de los adultos.

Natalia VOZIYANOVA

Комментариев нет:

Отправить комментарий