суббота, 1 июня 2013 г.

Las fresas y los duraznos de mi infancia.



De mi infancia recuerdo el olor a frambuesa en nuestro jardín. Cuando era pequeño mi abuela plantaba muchas verduras y frutas allí. En verano me gustaba salir de casa y recoger frambuesas. Las bayas estaban calientes. Yo debía recogerlas y ponerlas en una cubeta pequeña, pero en vez de ponerlas en la cubeta me las comía. Otro recuerdo de mi infancia es el sabor de los duraznos. Yo estaba en una ciudad costera cerca de la costa del mar Negro. Recuerdo la habitación donde nos alojamos durante nuestra estancia en esa ciudad. Yo estaba en la cama, leyendo un libro. La tarde era muy calurosa. Por la ventana se podía ver el atardecer, que era precioso. El libro estaba en el suelo enfrente de mis ojos, yo mordía un durazno y el jugo caía en las páginas de mi libro. El sabor del durazno es desde entonces mi sabor favorito.

Igor Testoyedov

Комментариев нет:

Отправить комментарий