суббота, 22 октября 2011 г.

Cuando yo era pequeña, viví algunos años con mis abuelos. No puedo decir, que ellos eran  gente muy divertida pero a veces podían bromear.
Cuando cumplí nueve o diez años, me abuelo quería divertirme y dijo que tenia para mí una sorpresa. Dijo que mis regalos eran muy buenos y están esperándome en un lugar secreto. Para encontrarlos yo tenía que seguir las instrucciones y me las dio. No puedo recordar las instrucciones exactamente pero eran, como por ejemplo: desde la puerta ve 30 pasos al norte, después  da la vuelta al oeste y ve 17 pasos, luego ve al sudoeste hasta un gran árbol,  desde el ve al este 12 pasos. Allí encontrarás tus regalos.
Yo era una niña pequeña y cuando recibí las instrucciones, quería correr inmediatamente para buscar mis regalos. Sólo fuera de la casa, entendí, que tenía un gran problema. El problema era, que no tenía ningún conocimiento donde estaba ni el sur, ni el oeste, ni el norte. La geografía nunca se me daba bien.
Nuestro patio era grandísimo y mis regalos podían estar en cualquier lugar. Yo tengo mis cumpleaños en Febrero y me recuerdo, que casi cada año nevaba mucho. Yo quería encontrar huellas de mi abuelo pero estaba nevando y no había ningunas. Yo decidí buscar en cada rincón y empecé. Dentro de algunos minutos, vino mi perro y empezó chozpar alrededor. Yo le expliqué que tenía una cosa muy importante y le pedí no molestarme. El perro se fue.
Me llevó quince o veinte minutos  revisar todo el patio. No podía encontrar mis regalos. Yo estaba un poco triste – no quería ir a ver al abuelo y decirle  que no sabía donde estaba el norte. De repente se me ocurrió que había un lugar que no había investigado – una pila de leña cerca de la casa. Yo corrí allí y vi algo, que parecía como mis regalos pero algo raro había pasado con ellos: la caja con libros y juguetes estaba abierta y trozos de la tarta, que mi abuela había cocinado por la noche, estaban dispersados cerca. 
Yo llamé a mi perro. El vino inmediatamente. Su hocico estaba sucio con crema de la tarta. El sabía geografía mucho mejor que yo.

Alejandra Ezberova

Комментариев нет:

Отправить комментарий