среда, 12 октября 2011 г.

En un viaje a Leningrado.

Cuando yo era niño, tenía aproximadamente cinco o seis años, mi madre y yo fuimos a Sant-Petersburgo (en aquel tiempo – Leningrado) en tren. En el departamento excepto nosotros iban un padre con su hija. Ella tenía la misma edad que tenía yo. Para  llegar a Sant-Petersburgo es necesario sólo una noche. Así que todos los cuarto nos acostamos y nos dormimos. Los adultos en las camas de arriba y los niños en las camas de abajo. Es necesario decir que niños a veces se caen cuando duermen. Aquella noche pasó exactamente ésto. Y ésto pasó conmigo. Cuando yo me desperté en el suelo yo pensé, que yo me encontraba en mi casa y volvi a “mi” cama. Cuando yo me desperté definitivamente por la mañana, yo no pude comprender – por qué la cama era tan estrecha. Estaba claro que yo confundí las camas y no estaba solo… Lo que me resulta  interesante ahora es qué pensaron nuestros padres…

Makar Vasilyev

Комментариев нет:

Отправить комментарий