пятница, 21 октября 2011 г.

¡No juegues con el enchufe!



Cuando era niña un periodo me daba mucho interés jugar con las tijeras pequeñas de hierro y el enchufe. Alguna vez pregunté a mi mamá ¿qué pasaría si yo pongo las tijeras en el enchufe? Lo que pasaba era que a mí me parecía que el tamaño de las tijeras abiertas era muy correspondiente al tamaño del enchufe y por eso los quería unir muchísimo...Pero, por supuesto, mi mamá me dijó que debía hacerle caso y nunca tratar de hacer esto, porque me podía dañar el fluido eléctrico, lo que era muy peligroso, y además, a los niños no les permiten jugar con el enchufe.

Un día mi mamá regreso de su trabajo y vio cómo yo estaba en la sofa, debajo de un enchufe, con los ojos cerrados  y las tijeras en mis manos. Cerca de mí también en la sofa estaba nuestro perro, de la raza  Dog,  muy grande, hasta más grande que  yo, estaba también con los ojos cerrados y las patas extendidas. Eso era muy raro porque él siempre recibía a mi mamá en la puerta. Así qué mi mamá vio dos cadáveres en la sofa y pensó que yo no le obedecí, jugué con las tijeras y el enchufe, me electrocuté y yo estaba muerta...
Mí mamá tuvo un choque y no sabía que hacer… Empezó a sacudirme  a mí y gritar – Alena, Alena, hijita..
Me acosté, sonreí a mi mamá y le dije que bueno era que ya estaba en casa, que le echaba muchísimo de menos, estaba aburrida y por eso decidí a acostarme para pasar el tiempo más rapido.
En cuanto a nuestro perrito a él le gustaba muchísimo estar en el lugar donde estaba alguien en nuestro piso,  y no le gustaba quedarse solo, por eso estaba dormido conmigo.

Elena Kartashova

Комментариев нет:

Отправить комментарий