Cuiden los nervios de sus mascotas.


Era tarde. Una familia de tres personas: el papá, la mamá y su  hijo de cuatro años estaban en la sala, cada uno se ocupaba de sus quehaceres. Su gato viejo dormitaba descuidadamente en medio del nuevo sofá blanco de piel.
Para empezar es necesario subrayar que el “jefe de la familia” tenía la costumbre de estornudar fuertemente, muy fuertemente ...
Esa tarde  parecía sosegada, no era una excepción... Inesperadamente para todos y especialmente para el pobre gato viejecito,  el hombre estornudó tan fuerte, que se podía escucharlo  dos pisos más abajo y más arriba...


Aquella tarde la familia supo que  eran  propietarios felices de un gato
que vuela, que era capaz de trasladarse con la velocidad del sonido...
Pero quien más sufrió fue el nuevo sofá blanco que “recibió una herida” – algunos arañazos bastante profundos, y ahora está esperando ser arreglado por un especialista.



Elena Mayboroda.

Комментарии

Популярные сообщения из этого блога

Cómo conocí a mi mejor amiga.

Ensayo sobre mi mejor amiga.

La historia de un pez.