суббота, 23 июня 2012 г.

En el tren


Mi amiga Rina tenía un novio muy guapo, inteligente y atento. Se llamaba Felix y era estudiante, además trabajaba un poco para ser independiente de sus padres.
Sus historia de amor era muy  interesante.
Una vez mi amiga perdió el tren y debía esperar dos horas para ir a Moscú. Tenía muy mal estado de ánimo. Rina no sospechaba que la persona que estaba sentada cerca de ella sería el amor de toda su vida, y continuaba leyendo su libro.
Mi amiga no creía en el amor y por eso no buscaba posibilidades de tener citas con muchos jóvenes y perder el tiempo a tales tonterias.
Cuando el tren se acercaba a Moscú el chico decidió presentarse a Rina. Es que ella leía un libro en inglés, y él escribió unas palabras  en inglés en un papel pequeñito para ella.
Él dio el papelito a Rita y ella leyó las siguientes palabras “No estés triste, yo siempre estaré contigo”.  Rina no  podía decir nada. Y después se puso como un tomate.
Ellos bajaron del tren y aquel momento Rina entendió que sus encuentro no era casual, pero el chico  se había ido ya.
Afortunadamente en el papel estaba escrito el correo electrónico del chico.             
Después ellos se comunicaron durante dos meses a través de cartas electronicas. Y cuando ellos se encontraron, ellos decidieron que nunca se separarían.
Esta historia me enseñó que nosotros tenemos que creer en el amor verdadero, no importa dónde podamos encontrarlo (en un tren, en el trabajo o en la calle).

La pareja de mi historia no tuvo tiempo para las dudas, y será posible que nosotros tampoco no lo tengamos.

Deriy Irina

Комментариев нет:

Отправить комментарий