четверг, 21 июня 2012 г.

Pequeño pescador.


De niña, yo era una chica bastante introvertida, pero muy activa. Como no iba a la guardería, no tenía muchos amigos. Por eso, tenía buena fantasía e inventaba  juegos para mi misma.
Era septiembre, otoño temprano en Moscú. Yo tenía 4 ó 5 años. Un día de  fin de semana fuimos a pasear por el parque con mi padre. Debo decir que a mi padre le gusta leer mucho y pasaba todo su tiempo libre con un libro en las manos. Pues andamos por el parque y decidimos parar al lado del estanque. Mi papa se sentó debajo de un árbol y abrió su libro. Yo decidí  jugar con el agua. Imaginé que era un pescador y empecé a "pescar" con una ramita. Un proceso era muy cautivador, tuve muy buen "botín". Como el libro de mi papa también era muy interesante, solo me hizo caso cuando me caí al estanque. No recuerdo si tuve miedo o no, pero recuerdo la cara y las manos de mi papá, que vi a través del agua, sacándome. De lo que estoy segura es de que tenía frío, porque el parque no estaba cerca de mi casa y fuimos en  autobús por buen rato.
Desde ese incidente mi mamá prefería pasear conmigo  ella misma. Y yo aprendí  a nadar muy pronto, por si a caso.


Olga Maltseva

Комментариев нет:

Отправить комментарий