«Maslennitsa» amplia – El carnaval ruso


Un olor espeso y grasoso se difunde desde la cocina. Hiere los ojos y los huéspedes reunidos los cierran  y pestañean.
         ----¡Traen crepes! ¡Traen crepes! Traen, pero ¿os alcanzarán a vosotros?  Vuestro vecino ha cogido los dos últimos, y  necesitáis esperar otros “calientitos”.
         Pero, cuando traigan los “calientitos”, resultará que la mayoría ya se habrá comido la porción primera, --- y la criada empezará a servir  de nuevo.
         Esta vez  recibes un crepe rechazado por todos, con un lado desgarrado y con un agujero en el centro.
          Lo coges con un aspecto típico de huérfano y empiezas a buscar con la vista la mantequilla.
         La mantequilla siempre está a otro lado de la mesa. Esto es un caso triste, hay que tenerlo en cuenta. Pero no es costumbre ir de visita con su propia mantequilla, es necesario resignarse a la suerte y masticar el crepe solo.
         Cuando te lo comas, puede ser que la suerte te sonría y te pasen la mantequilla de dos lados al mismo tiempo. La suerte ama a los pacatos y siempre los premia después de que haya pasado la necesidad.
         Habitualmente el patrañero del crepe está sentado en el asiento más honorario. Simplemente es un glotón astuto.
         Gracias a esto él se hace el centro de la atención. Le sirven primero, ponen la mantequilla a sus hojuelas antes de otros y le brindan otros platos del carnaval.
         Después de comerse quince o veinte piezas, --- cuanto el apetito se lo permitía, --- con todo confort, de pronto él expresa, que hoy los crepes  no están tan bien  preparados.
         ---Ellos no son  tan especiales,  ---- ¿me comprendéis?
Les falta algo imperceptible. Esa imperceptibilidad que permite que sean comidos con ligereza en cantidad de treinta y dos piezas.
         Todos están decepcionados. Los dueños están resentidos. ¿Para que ha comido tanto? ¿Y por qué no los ha sorprendido con nada?
         Pero a él le da  igual.
---¿Qué es la Gloria? El remiendo vistoso se cose al harapo pobre de un cantante.
         Él ha actuado como un aguafiestas, ha comido, y está feliz.
         Traen más crepes calientitos.
         Ahora cuando todos están hartos, al mismo tiempo te dan tres crepes calientes.
         Los ponen en el plato y tú los miras con alegrías.
         A la derecha de ti se alza el plato de salmón decorado de verduras y vacío. A la izquierda está el bidón apetitoso donde había antes caviar, y cerca de su plato se refugia el cuenco, en el que había crema agria hace cinco minutos.
         La dueña te mirará con los ojos tan suplicantes, que de golpe le gritarás que precisamente los crepes son más ricos al natural, sin ningún condimento,  pues ellos   en esencia solo quitan el gusto genuino, y que los catadores verdaderos de crepe los prefieren precisamente sin ningún condimento.
         Yo he visto comiendo crepes a un chico con la alma grande que bajo la mirada suplicante de la dueña puso cara de que buscaba el caviar en la lata vacía y lo sirvió en su plato. Además él  no olvidaba   untar este caviar imaginario en el pedazo de crepe y lo estuvo haciendo con una sinceridad tal abnegada que la dueña  incluso  cambió la cara. Puede ser que le pareció que ella se había vuelto loca y había perdido la capacidad de ver el caviar.
         Después de los crepes te obligarán a comer sopa innecesaria de pescado y otra fruslería, y cuando  quieras irte a dormir, --- empezarán a hablarte y te obligarán a charlar.
         Por favor, no se te ocurra echar una ojeada al reloj y decir que todavía necesitas escribir dos cartas. Mírate en el espejo, ---  ¿Quién te creerá?
         Es mejor acercarse a la dueña, levantar la mirada honesta  y sólo decir:
---Yo tengo sueño.
Ella quedará turulata  de una asentada  y no dará respuesta.
Y mientras ella piensa en las musarañas,  tendrás tiempo para despedirte de todos y escabullirte.
Y la dueña pensará durante mucho tiempo que  eres un bromista.
         ¿Qué puede ser mejor?

Ana Ovcharenko

Комментарии

Популярные сообщения из этого блога

Cómo conocí a mi mejor amiga.

Ensayo sobre mi mejor amiga.

La historia de un pez.