среда, 27 июня 2012 г.

El hermanito Ivancito

           Maya Kucherskaya, escritora rusa contemporánea.
Traduccón de Ana Ovcharenko.

 A una pintora le gustaba arte popular ruso. Ella viajaba en un coche “UAZ”, a propósito, con sus restauradores conocidos por  pueblos  abandonados, entraba en unas izbas semidestruidas, subía a unos desvanes  ¡para encontrar muchas cosas! Una rueca rota, un panero colorado trenzado, un puchero de hierro fundido, una hoz oxidada, una manta rota de retrazos. Después la pintora restauraba todo, lo limpiaba, lo cosía. Una vez le agradó un aparador de madera: tenía  rozaduras, era vetusto, pero del XIX siglo, tallado a mano. Otra vez, una mesa para comer sin tallado, pero resistente. Los amigos  restauradores se compadecían de la pintora, entendían que si ella no salvaba por lo menos algo, todas estas cosas desaparecerían, por eso sumisamente cargaban sus hallazgos en  el “UAZ” y los llevaban a la “Dacha” de la pintora, a su casita de campo. Paso a paso  esta casita se convirtió en una “izba” campesina de verdad. Había una mesa campesina sin mantel, un parador anciano, unos paneros con rozaduras, un manta de retrazos en la cama, un puchero, una artesa seca de madera con grietas cerca de la estufa. Por lo demás la pintora era una gran maestra en su oficio. Sin duda ella pintaba magníficos cuadros ( por cierto, gozaban de un gran éxito, estaban colgados en algunos museos famosos del mundo y se vendían por un dineral), ademàs practicaba bordado y ceràmica, modelaba platos y tazas en un tabanque, después los pintaba ella misma, al estilo   popular,con cerecitas, hojitas, círculitos.
            Además, la pintora era religiosa. Y una vez decidió que había llegado la hora para santificar su izbita. Invitó a un cura del lugar para hacerlo, pues cerca de la “dacha” justo había una iglesia. La pintora preparó una comida opìpara, horneó unos pastelillos, lavó todo, limpió, y se puso a esperar  al cura. El cura, el padre Vasiliy, que era ya viejo, encorvado, canoso, al poco tiempo vino. Puso un bastoncito a un lado, cogió una estola especial, leyó unos rezos, hisopeó agüita santa por la planta primera y por la segunda, y pensó irse. Está claro que la pintora le pidió quedarse para la comida, tomar un bocado con lo que Dios había mandado, y le ofreció un donativo generoso en un sobrecito. Pero el cura no quería comer y se negaba a tomar el donativo en redondo. Él se fue muy humildemente, desde luego, con saludos y perdónes, sin haber almorzado y sin haber aceptado un kopek por su trabajo. La pintora se afligió, pero qué hacer : comió el almuerzo festivo que había preparado, y  cenó lo mismo por la noche. Por la manana fue en bicicleta a  misa – precisamente era domingo. El padre Vasiliy terminó la liturgia, tenáa en su manos la cruz que besaban los parroquianos. Nuestra pintora se acercó en la cola común, besó al cruz, y el padre Vasiliy la detuvo y le dio algo envuelto en un papelito, y  le dijo: “Es para ti. Desdóblalo  en casa.”
            Bueno, la pintora pensó, está bien. Se montó en la bicicleta y regresó a su paraíso etnográfico. Llegó, y  desdobló el papelito. ¡Dios santo! En el papelito había 500 rublos.
            ¿Qué podía significar aquello? Y de repente se le ocurrió: el padre Vasiliy, después de ver que su aparador estaba completamente viejo, que en la mesa no había  mantel, que sobre la cama había  una manta de retrazos, decidió que la pintora era una mujer era completamente pobre. Incluso, en lugar de una palangana normal, tenía una artesa con las hendiduras, y en vez de una vajilla de porcelana, unos objetos de cerámica de fabricación casera. En el suelo no había ni una alfombra, solamente una trapería vieja.
Y el padre compasivo decidió por lo menos ayudarla un poco en su pobreza.

Historia de una campana.


Soy una campana. Nací en la capital de Chequia - Praga. Es una ciudad maravillosa. Soy un producto de artesanía.Y la chica que me diseñaba me decoró con las mejores vistas de Praga. Me han hecho como un regalo y recuerdo. Me colgaron en la pared dentro de una tienda. En aquel momento me sentía tan guapa y simpática que estaba segura que todo el mundo tenía ganas de comprarme. Pero me equivoqué. Pasaba el tiempo, y yo seguía colgando en aquella misma pared mientras a mis vecinos: imanes, postales con vistas de la ciudad,  cuadros, etc., que tambien eran muy simpáticos y, evidentemente, más queridos por los turistas, eran comprados y llevados y traían consigo.
Aquel año me pareció como una eternidad. Un año muy largo y triste. Estuve ya a punto de desanimarme.
Pero en un día invernal, lo recuerdo perfectamente, porque era un día muy frío y nadie entraba en la tienda. Casi nadie... Yo no me fijé  cómo en la tienda entró una chica. La dependienta me cogió para mostrarme a ella. ¡Aquel momento fue el más felíz de mi vida! La chica me compró. Me empaquetaron con mucho cuidado. Me trasladé a otro país y empecé mi nueva vida en casa de mi ama Elena.
Mis primeros días pasaron en soledad. Pero de su siguiente viaje mi ama trajo una nueva campana. Y desde  aquel momento Elena empezó a coleccionar  campanas. Ahora la colección cuenta con más de 600 campanas muy diferentes: de porcelana, madera, cristal, metal, etc.
¡Estoy muy orgullosa de ser  parte de esta colección y haber sido la primera en ella!
Y, por cierto, tengo mi propia pagina web http://www.my-bells.ru/chehiya-84.html


вторник, 26 июня 2012 г.

El último adiós.



La chica fue otra vez a la casa abandonada. Pero ¿qué pasaba? En las escaleras estaba un hombre. Su corazón dio un brinco, le daba mucho miedo, pero ella no se detuvo. El hombre se volvió hacia la chica y ella le reconoció de inmediato. Ella sentía ganas de gritar, de abrazar al hombre, de decirle todo lo que ella quería pero tenía miedo de escribir. La chica se acercó y  pronunció:
-         Hola.
-         Hola.
-         Por fin nos encontramos.- Sin decir nada, ello se abrazaron  en silencio.
-         ¿Cuánto tiempo llevas aquí?- preguntó la chica.
-         Tenemos menos que una hora- respondió el.
-         Poco….. Es que muy pronto me marcharé. Mi padre ya está aquí. Voy a casarme.  Pero  no siento nada en el alma, allí solo hay un desierto. –Ella empezó a llorar.
-         Es tu vida. Es necesario para ti. - Secando las lagrimas de la chica contestó el.
-         ¿Necesario para mí? Pero ¿por qué?
-         Por que no podemos seguir juntos. Yo ya no tengo una vida normal. Tú también vas a tenerla.
-         Pero lo nuestro fue lo más precioso en mi vida. ¿Entiendes?- Musitó ella .
-         Entiendo y por eso te digo adiós, mi amiga.
-         Hasta luego, amigo mío. Te digo “hasta luego”, porque no creo ni una sola palabra tuya.  Te  juro que vayamos a encontrarnos algún día. Hasta luego otra vez…….-Ella ya no podía hablar más.
La chica bajo las escaleras y se puso a correr .
En  media hora el tren se la llevaba a otro parte del mundo. Para siempre.
El autor desconocido. (Julia Protsenko)

El amor a los caballos


De pequeña cada verano iba de vacaciones con mis padres a  países cálidos. Un verano fuimos a Túnez por dos semanas.  El tiempo estaba maravilloso. El sol brillaba y no hacía viento. Estábamos muy contentos con nuestra decisión de ir a ese país. Como no podíamos pasar todo el tiempo en la playa descansando, un día decidimos a ir a una excursión al desierto. Esa excursión empezó con un paseo en  camellos y caballos y terminó con una cena en un pueblo pequeño que había en ese desierto. La experiencia de comida de pueblo africana fue inolvidable pero lo que me gustó más fue la primera parte de la excursión. En mi infancia siempre adoraba los caballos, pero desde ese momento no podría vivir sin ellos.
Cuando volvimos a nuestro hotel descubrí que había  paseos a caballo por la tarde a lo largo de la playa. Pos supuesto empecé a pedir a mis padres que me compraran un billete para esos paseos y al final ellos aceptaron. Estaba en el séptimo cielo. A partir de ese momento cada día  paseaba a caballo. Se me quedó en la memoria por toda la vida porque montar a caballo en el ocaso es absolutamente inolvidable.
Además, cuando volví a Moscú, busqué las clases de equitación y empecé a practicar este deporte. Esa época duró más de dos años. Participé en las emulaciones de domadura e incluso una vez gané un premio.
Por desgracia, ahora no tengo tiempo para la equitación, pero de cuando en cuando voy al campo a montar a caballo.

Julia Melnikova

Cuiden los nervios de sus mascotas.


Era tarde. Una familia de tres personas: el papá, la mamá y su  hijo de cuatro años estaban en la sala, cada uno se ocupaba de sus quehaceres. Su gato viejo dormitaba descuidadamente en medio del nuevo sofá blanco de piel.
Para empezar es necesario subrayar que el “jefe de la familia” tenía la costumbre de estornudar fuertemente, muy fuertemente ...
Esa tarde  parecía sosegada, no era una excepción... Inesperadamente para todos y especialmente para el pobre gato viejecito,  el hombre estornudó tan fuerte, que se podía escucharlo  dos pisos más abajo y más arriba...


Aquella tarde la familia supo que  eran  propietarios felices de un gato
que vuela, que era capaz de trasladarse con la velocidad del sonido...
Pero quien más sufrió fue el nuevo sofá blanco que “recibió una herida” – algunos arañazos bastante profundos, y ahora está esperando ser arreglado por un especialista.



Elena Mayboroda.

Historia desde mi niñez.


Cuando yo era pequeño, soñaba muchísimo con tener un perro. Pedí muchas veces a mis padres que me lo compraran. Me daba un poco de envidia cuando yo encontraba en la calle a un chico/a con un perro.
Y una vez, cuando estábamos en una primavera maravillosa unos amigos de mi madre le pidieron que cuidara a su perro,  porque querían visitar a sus parientes que vivían en otra ciudad.
En el momento cuando mi mama me explicó eso, yo me puse muy feliz, yo estaba pensando “¡que guay va a ser el tiempo con este regalo inesperado!”. El perro era un gran faldero de color blanco.
El primer día  yo por supuesto tenía que ir con él a pasear, me llamó mi amigo a pasear, pero yo le dije que  primero estaba obligado a dar un paseo con el perro. Lleno de orgullo y felicidad por ”mi” mascota nueva yo decidí  conducirle al estadio, pero en el momento en cuanto estábamos a punto de entrar en el allí yo vi un anuncio, que nunca no había visto antes. Estaba escrito que no se podía pasear por el estadio con  perros, así que un poco decepcionado yo cambié nuestra ruta para pasear por el río que estaba cerca. Cuando habíamos llegado al río, yo noté  una placa con el contenido igual a la del estadio. Muy enfadado, a escondidas, yo fui al río y cuando el perro vio el agua, se soltó de mis manos. Yo trataba de detenerlo, pero eso no le molestó  disfrutar de su baño. Después de nadar él puso a revolcarse y moverse en la arena y en el barro. Yo le sacudí y pensé que lo mejor sería lavarle en mi casa.
En el camino de regreso yo me encontré a uno de mis  amigos y él me propuso ir a pasear, le gustó el perro y él me pregunto también por qué el perro estaba tan sucio. Yo le relaté la historia y le dije que, después de lavarle, si él se iba a dormir, yo saldría de casa.
En el apartamento después de la ducha el realmente se acostó, y yo feliz y contento salí de mi casa.
En cuanto yo vine a casa mi mama me saludó con un gesto de frustración y insatisfacción, y también detrás de ella caía una especie de nieve, ella me preguntó cómo había pasado mi día y yo supe que el perro, mientras yo paseaba, estuvo jugando en la cama de mis padres con las almohadas, estuvo muy contento, especialmente cuando los copos de plumas salían bajo  su ladrido.
Pasamos con él dos semanas más, al final me gustó mucho y yo estaba triste de tener que devolverlo a sus propietarios, y a menudo yo lo recuerdo cuando mi gata me saluda en el hogar.

Kraevskiy Nikolay

Una historia sobre el fútbol.



Hace 10 años, cuando fui a España por primera vez con mi amigo mejor, sabia 10 ó 15 palabras españolas, por ejemplo "amigo", "hola", "siesta", "fiesta", y algunas otras que sabe todo el mundo, y nada más. Nosotros fuimos a Valencia, donde en ese momento se celebraba La Copa Naranja - copa de fútbol donde participaron muchos equipos de toda Europa. Como era nuestra primera vez en España, decidimos ir al estadio a ver el partido de futbol entre Valencia y Olimpiaco. Cuando llegamos al estadio que se llama Mestalla (es el estadio de Valencia CF), vimos que había mucha gente y decidimos pasar a nuestra gradería por túnel grande que estaba cerca de la entrada. Pasábamos por este túnel, y de repente vimos a un hombre, que nos pregunto: "¿Qué hacéis aquí?".
 Al fin y al acabo resultó que nos encontramos a Pablo Aymar que era mi jugador de fútbol favorito en todo el mundo. Estábamos felices por que cogimos el autógrafo de Pablo y hablamos con él en la mezcla de Ingles, español y de los gestos. Su equipo ganó el partido  aquel día.
Seria fantástico que fuera a ese estadio otra vez y viera los partidos de La Copa Naranja por que participan cada año con equipos diferentes.


Макаревич Артем

¡Sésamo, ábrete!


Hace unos años, cuando era estudiante, un día de invierno me apresuré a la universidad para ir al entrenamiento de atletismo. Nevaba mucho y las calles estaban resbaladizas.
Tardaba e iba casi corriendo.  Cuando llegué al cercado de la universidad, saqué del bolsillo la tarjeta de estudiante para no detenerme en las puertas buscándola.
Empecé a subir la escalera junto a la entrada de la universidad, tropecé con un pie en el primer escalón y sentí que estaba a punto de caer. Pero las piernas me llevaron más rápido, y  corriendo  pasé la escalera para  no caerme. Después de un momento tropecé con el otro pie en el escalón último y me caí, y mi mochila, donde llevaba la ropa y zapatos deportivos, me  cayó encima de la cabeza. Pero, como la velocidad no era baja (¡estaba corriendo!),  no simplemente caí, pero me comencé a deslizar por el suelo en dirección a las puertas de la universidad.
Grité la frase mágica: “¡Sésamo, ábrete!”, y las puertas automáticas de la universidad se abrieron, y deslicé boca abajo con la mochila encima de la cabeza delante de la guardia saludándola y agitando las manos con la tarjeta de estudiante.

~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ 
Tatiana Goncharova.

воскресенье, 24 июня 2012 г.

El cielo de la salvación.



El cielo me atraía  desde que era niña . Generalmente creo que es magnético para todos los niños sin excepción.
Cada vez que paseábamos en la guardería y oíamos el sonido del  helicópero, todos alzábamos los ojos y clavábamos las miradas en esa cosa hasta que desaparecía de la vista. Ver esa máquina tan grande volar parecía algo mágico.
Creía fácilmente en cualquier cosa magica sobre sus posibilidades. 
Actualmente estoy trabajando en una oficina que está cerca de un hospital. Desde la ventana puedo ver un patio  donde hay una plataforma de helicópteros, justo en el centro. Una vez, cuando ocurrieros los dos atentados famosos en el metro de Moscú, los helicópteros del equipo de emergencia aterrizaban en el patio frecuentemente, llevando muchos malheridos, cuyas vidas dependían de la rapidez de la asistencia médica. De repente,en aquel momento entendí que esa máquinas eran mágicas de verdad; salvaban vidas humanas.


 Svetlana Kuzmina.

суббота, 23 июня 2012 г.

En el tren


Mi amiga Rina tenía un novio muy guapo, inteligente y atento. Se llamaba Felix y era estudiante, además trabajaba un poco para ser independiente de sus padres.
Sus historia de amor era muy  interesante.
Una vez mi amiga perdió el tren y debía esperar dos horas para ir a Moscú. Tenía muy mal estado de ánimo. Rina no sospechaba que la persona que estaba sentada cerca de ella sería el amor de toda su vida, y continuaba leyendo su libro.
Mi amiga no creía en el amor y por eso no buscaba posibilidades de tener citas con muchos jóvenes y perder el tiempo a tales tonterias.
Cuando el tren se acercaba a Moscú el chico decidió presentarse a Rina. Es que ella leía un libro en inglés, y él escribió unas palabras  en inglés en un papel pequeñito para ella.
Él dio el papelito a Rita y ella leyó las siguientes palabras “No estés triste, yo siempre estaré contigo”.  Rina no  podía decir nada. Y después se puso como un tomate.
Ellos bajaron del tren y aquel momento Rina entendió que sus encuentro no era casual, pero el chico  se había ido ya.
Afortunadamente en el papel estaba escrito el correo electrónico del chico.             
Después ellos se comunicaron durante dos meses a través de cartas electronicas. Y cuando ellos se encontraron, ellos decidieron que nunca se separarían.
Esta historia me enseñó que nosotros tenemos que creer en el amor verdadero, no importa dónde podamos encontrarlo (en un tren, en el trabajo o en la calle).

La pareja de mi historia no tuvo tiempo para las dudas, y será posible que nosotros tampoco no lo tengamos.

Deriy Irina

четверг, 21 июня 2012 г.

Pequeño pescador.


De niña, yo era una chica bastante introvertida, pero muy activa. Como no iba a la guardería, no tenía muchos amigos. Por eso, tenía buena fantasía e inventaba  juegos para mi misma.
Era septiembre, otoño temprano en Moscú. Yo tenía 4 ó 5 años. Un día de  fin de semana fuimos a pasear por el parque con mi padre. Debo decir que a mi padre le gusta leer mucho y pasaba todo su tiempo libre con un libro en las manos. Pues andamos por el parque y decidimos parar al lado del estanque. Mi papa se sentó debajo de un árbol y abrió su libro. Yo decidí  jugar con el agua. Imaginé que era un pescador y empecé a "pescar" con una ramita. Un proceso era muy cautivador, tuve muy buen "botín". Como el libro de mi papa también era muy interesante, solo me hizo caso cuando me caí al estanque. No recuerdo si tuve miedo o no, pero recuerdo la cara y las manos de mi papá, que vi a través del agua, sacándome. De lo que estoy segura es de que tenía frío, porque el parque no estaba cerca de mi casa y fuimos en  autobús por buen rato.
Desde ese incidente mi mamá prefería pasear conmigo  ella misma. Y yo aprendí  a nadar muy pronto, por si a caso.


Olga Maltseva

вторник, 19 июня 2012 г.

Fondo "BIM", protección de animales.

Esra es la presentación de una alumna. Me pareció muy interesante y por eso la cuelgo aquí. Todos los interesados pueden ver más información en el sitio de la organización:
http://moscowbim.ru/

Nuestro Fondo se llama «El Fondo benéfico de defensa de los animales «BIM».  El fue fundado el ano 1986 por su presidente – Taraskina Daria Sergueevna, la cual ha consagrado toda su vida a la obra de protección de los animales callejeros contra del trato cruel.
      Al cabo de de poco tiempo de licenciarse en matemática y física en la Universidad Lomonosov de Moscú ella fue a Estados Unidos para hacer la práctica y adquirir experiencia de mantenimiento de asilos para los animales.  Pero a pesar de todo lo visto allí, Daria Sergueevna dirigió su primer refugio para perros y gatos de otra manera. Todos los animales quienes habían sido llevados al asilo viven hasta su muerte natural en buenas condiciones, con  atención veterinaria, al contrario de la manera de mantenimiento de los animales en Estados Unidos y Europa también, donde los animales callejeros y perdidos se dejan en el asilo solo un mes  y si nadie se los lleva, los matan.

     Nuestro Fondo está basado en el derecho incondicional de todos los seres vivos a vivir y crecer. Además de lo dicho los animales tienen derecho la atención y al respeto. Particularmente, la posición de que el humano es dueño de su vida ¡es muy dudable!
     En general nuestro Fondo mantiene ahora 2 500 animales de toda especie y toda clase de colores. La mayoría de ellos son perros y gatos, hay también un toro, seis caballos, cabras, gansos, ovejas, cerdos, zorros, monos, palomas, cuervos, erizos, una camella, 16 osos pardos y Himalayas y un león, que anda mal. Cada animal tiene su historia propia, como un lobo que vive ahora en nuestro asilo.
  
   El salió del bosque cerca de refugio en primavera completamente agotado de hambre y de vejez para pedir  ayuda a la gente. Ahora está vivo y sano y la duración de su vida en el asilo es mucho mayor que en la naturaleza.
     Dos osos pardos que se llaman Makar y Zajar fueron traídos de Siberia a la edad de dos meses después de que ellos perdieron a sus padres.

      Ahora nos preocupamos por el león, recién llegado del parque zoológico de Belgorod. Él tiene unos 3 años y esperamos que después del examen médico podamos ayudarlo a empezar a caminar.
      Casi todos los animales están esterilizados por nuestro servicio veterinario. En el fondo trabajan 8 veterinarios y 18 enfermeros.  En el momento actual el Fondo dispone de 5 asilos. Tres de ellos encuentran en el territorio de Moscú - en Dzulebino, Otradnoe, cerca de la exposición VVTS y dos en los alrededores de Moscú – en Tomilino y en Orejovo-Zuevo, en Egorievskoe carretera  a 72 km.

      El fondo existe solamente gracias a las donaciones de la gente y otras organizaciones, por ejemplo, «Lush Rasha» y no recibe financiación del gobierno de Moscú, aunque hay  recursos financieros en el presupuesto público para esos fines.

                                                                                                                                                            Minaeva Galina
                                                                                                                                                                

понедельник, 18 июня 2012 г.

«Maslennitsa» amplia – El carnaval ruso


Un olor espeso y grasoso se difunde desde la cocina. Hiere los ojos y los huéspedes reunidos los cierran  y pestañean.
         ----¡Traen crepes! ¡Traen crepes! Traen, pero ¿os alcanzarán a vosotros?  Vuestro vecino ha cogido los dos últimos, y  necesitáis esperar otros “calientitos”.
         Pero, cuando traigan los “calientitos”, resultará que la mayoría ya se habrá comido la porción primera, --- y la criada empezará a servir  de nuevo.
         Esta vez  recibes un crepe rechazado por todos, con un lado desgarrado y con un agujero en el centro.
          Lo coges con un aspecto típico de huérfano y empiezas a buscar con la vista la mantequilla.
         La mantequilla siempre está a otro lado de la mesa. Esto es un caso triste, hay que tenerlo en cuenta. Pero no es costumbre ir de visita con su propia mantequilla, es necesario resignarse a la suerte y masticar el crepe solo.
         Cuando te lo comas, puede ser que la suerte te sonría y te pasen la mantequilla de dos lados al mismo tiempo. La suerte ama a los pacatos y siempre los premia después de que haya pasado la necesidad.
         Habitualmente el patrañero del crepe está sentado en el asiento más honorario. Simplemente es un glotón astuto.
         Gracias a esto él se hace el centro de la atención. Le sirven primero, ponen la mantequilla a sus hojuelas antes de otros y le brindan otros platos del carnaval.
         Después de comerse quince o veinte piezas, --- cuanto el apetito se lo permitía, --- con todo confort, de pronto él expresa, que hoy los crepes  no están tan bien  preparados.
         ---Ellos no son  tan especiales,  ---- ¿me comprendéis?
Les falta algo imperceptible. Esa imperceptibilidad que permite que sean comidos con ligereza en cantidad de treinta y dos piezas.
         Todos están decepcionados. Los dueños están resentidos. ¿Para que ha comido tanto? ¿Y por qué no los ha sorprendido con nada?
         Pero a él le da  igual.
---¿Qué es la Gloria? El remiendo vistoso se cose al harapo pobre de un cantante.
         Él ha actuado como un aguafiestas, ha comido, y está feliz.
         Traen más crepes calientitos.
         Ahora cuando todos están hartos, al mismo tiempo te dan tres crepes calientes.
         Los ponen en el plato y tú los miras con alegrías.
         A la derecha de ti se alza el plato de salmón decorado de verduras y vacío. A la izquierda está el bidón apetitoso donde había antes caviar, y cerca de su plato se refugia el cuenco, en el que había crema agria hace cinco minutos.
         La dueña te mirará con los ojos tan suplicantes, que de golpe le gritarás que precisamente los crepes son más ricos al natural, sin ningún condimento,  pues ellos   en esencia solo quitan el gusto genuino, y que los catadores verdaderos de crepe los prefieren precisamente sin ningún condimento.
         Yo he visto comiendo crepes a un chico con la alma grande que bajo la mirada suplicante de la dueña puso cara de que buscaba el caviar en la lata vacía y lo sirvió en su plato. Además él  no olvidaba   untar este caviar imaginario en el pedazo de crepe y lo estuvo haciendo con una sinceridad tal abnegada que la dueña  incluso  cambió la cara. Puede ser que le pareció que ella se había vuelto loca y había perdido la capacidad de ver el caviar.
         Después de los crepes te obligarán a comer sopa innecesaria de pescado y otra fruslería, y cuando  quieras irte a dormir, --- empezarán a hablarte y te obligarán a charlar.
         Por favor, no se te ocurra echar una ojeada al reloj y decir que todavía necesitas escribir dos cartas. Mírate en el espejo, ---  ¿Quién te creerá?
         Es mejor acercarse a la dueña, levantar la mirada honesta  y sólo decir:
---Yo tengo sueño.
Ella quedará turulata  de una asentada  y no dará respuesta.
Y mientras ella piensa en las musarañas,  tendrás tiempo para despedirte de todos y escabullirte.
Y la dueña pensará durante mucho tiempo que  eres un bromista.
         ¿Qué puede ser mejor?

Ana Ovcharenko