суббота, 18 февраля 2012 г.

Paparazzi casual.

A mí me encanta viajar. A mí ver, Noruega es un país muy bonito que tiene una naturaleza estupenda. Estuve en Noruega muchas veces.
Durante e un viaje ocurrió un caso extraodinario. Mis compañeros de viaje y yo independientemente nos fuimos al Glaciar Briksdail. Por el camino al glaciar había muchos cercados y signos de prohibición.


Pero todos turistas ignoraron estos signos de prohibición. A diferencia de todos yo no fui a la zona prohibida. Estuve sentada en una piedra grande y me deleité del paisaje maravilloso.
Y los turistas caminaron y caminaron, adentrándose en la zona peligrosa….
Pensé: “¿Por qué estoy aquí? ¿Soy  peor que ellos?” Y caminé también hacia alla.
Mientras tanto los turistas rusos sinvergüenzas tomaron la decisión de “tomar esa cúspide”. Cuando se encontraban “en el corazón” del glaciar en un arranque de locura comenzaron a arrancar pedazos del mismo. Y la naturaleza no resistió la presión. ¡Comenzó una avalancha!



Los turistas que vieron este lío, se asustaron mucho y huyeron rápidamente. No sé porque, pero no me asusté, estuve en mi puesto y empecé a fotografiar a los violadores. Ellos tuvieron miedo también. La fuga fue vergonzosa. Huyeron a la desbandada, cayeron en nieve, resbalaron sobre sus traseros, se levantaron, cayeron nuevamente….

Después de “su regreso a la tierra” me pidieron  regalarles esas fotos. Por supuesto, yo estuve un poco caprichosa, pero  al final se las regalé.

Elena Koklenkova

Комментариев нет:

Отправить комментарий