вторник, 14 февраля 2012 г.

Una historia divertida.

Ese caso divertido me ocurrió cuando tenía alrededor de trece o catorce años. En aquel tiempo practicaba deportes y me entrenaba en una escuela de natación. Una vez partí  a un campeonato en otra ciudad. Y he aquí que participé en una  prueba de natación  y hice la salida. La distancia era de doscientos metros. Nadé  felizmente solo ciento sesenta y cinco metros porque después de la vuelta última que se llamaba "el salto" yo perdí  mi bañador. Seguro que terminé  la distancia y mi compañero me esperaba ya al lado  de la  salida con una toalla.
Kumanyaev Mikhail

Комментариев нет:

Отправить комментарий